República Dominicana tiene el desafío de crear mayores competencias académicas que permitan al país responder a las exigencias del comercio internacional.

El avance tecnológico y las tendencias mundiales de globalización e información podrían ser una oportunidad para propiciar el desarrollo de herramientas y conocimientos que, a través de carreras como Negocios Internacionales, prepare al profesional para un mercado global.

Sin embargo, de acuerdo con el director de la Escuela de Negocio Internacional de la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD), Manuel Romero, el país presenta un rezago respecto al incentivo de este tipo de carrera profesional ya que a su juicio ésta no ha sido muy beneficiada por convenios interculturales o entre universidades y con los beneficios que ofrecen los Acuerdos de Libre Comercio a los que el país pertenece.

Romero, quien se refirió al tema en entrevista para Listín Diario, explicó que aunque existe una oportunidad aprovechable como la globalización, que con ayuda del acceso a la información es posible construir una fuente de inteligencia de negocio donde se consulte los tipos de negocios de importación y exportación, aún existe una brecha en el mercado local.

Indicó que las universidades tienen el reto de generar mejores contenidos de manera que los catálogos que ofrezcan se ajusten a las demandas que el mercado actual les exige.

“No es solamente que el estudiante tome una materia y que cuando lo haga el siguiente cuatrimestre vea que es lo mismo, hay que tratar de generar un contenido que sea relevante, de cara a la experiencia que se está trabajando hoy día”, manifestó Romero.

Dijo que las academias deben dejar de “lanzar más de lo mismo” y ofrecer un valor agregado en el que los estudiantes sean profesionales competitivos y con opción de estar preparados para un primer empleo.

“Se necesita hacer cambios principalmente de contenidos en las carreras que ofrecen las universidades, porque ya el mercado cambió”, sostuvo.

Pensando en esta situación la Universidad Católica de Santo Domingo inició una transformación de cara a las nuevas carreras y a las necesidades del mercado laboral actual, según contó Romero.

Con una duración de tres años, la academia pretende ofrecer un contenido diferenciado permitiendo introducir una estrategia con experiencia en la que el estudiante pueda estar en la práctica desde el inicio de sus estudios, mediante  los servicios de simuladores empresariales.

Manuel Romero explicó que al concluir el plan de estudios, el estudiante tendrá la capacidad de diagnosticar y evaluar oportunidades de negocios de las empresas del sector exportador con empresas internacionales. Además de que desarrollará competencias profesionales en la ejecución de planes de negocios.

Resaltó que el campo laboral para los egresados puede ir desde ocupar un puesto laboral en empresas internacionales y locales hasta trabajos en compañías de finanzas, logística, mercado de valores, áreas de compras, entre otras.

 

Enlace a la noticia digital:

https://www.listindiario.com/economia/2018/05/14/514774/comercio-global-impone-desafios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Tu comentario*

Nombre

Email*

Website

A %d blogueros les gusta esto: