El director de la Escuela de Derecho de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), Román Jáquez Liranzo, sugiere que al Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) les incluyan las escuelas de Derecho de las universidades, el Colegio de Abogados y un representante de la sociedad civil. Esto, para darle mayor equilibrio al órgano que selecciona a los jueces y más confianza al sistema de justicia. Considera que hay que hacer del órgano, lo que ocurre en países europeos y latinoamericanos. Expresa que el Consejo Nacional de la Magistratura está conformado por el poder político, ya que lo preside el presidente de la República junto a representantes de los tres poderes del Estado. Señala que en naciones de estas regiones, las Asociaciones de Decanos de Derecho o las Asociaciones de Rectores Universitarios forman parte.

Afirma que los principales problemas de la justicia dominicana radican, en que los jueces son electos por el poder político. Plantea que en este momento, cuando el sistema judicial atraviesa una crisis de credibilidad, es propicio implementar la revolución con la segunda etapa de la reforma. En República Dominicana no es nuevo escuchar los reiterados cuestionamientos de que la justicia es mala, que es un sistema deficiente, lento, caro, corrupto; que castiga solo a los pobres y que los políticos son los protegidos de este poder del Estado. Para Jáquez Liranzo, el rediseño de la justicia, mediante una cumbre de todos los sectores, debe ser para garantizarles a las personas sometidas una tutela judicial efectiva y el debido proceso por parte del Estado. Apunta que la democracia no es solo el poder político, que es la sociedad, por lo que los abogados, las academias y la sociedad no están representados de forma directa en el poder político del Consejo Nacional de la Magistratura.

Reconoce el avance que ha significado que los jueces dejaran de ser seleccionados por el Senado y está de acuerdo con la cooperación judicial internacional, pero dentro del marco legal. Otra sugerencia que hace el titular de la Escuela de Derecho y Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Católica Santo Domindo es que los jueces de las altas cortes provengan de las academias, y que les exijan cinco años sin militar en partidos políticos. Falta unir labor. Sostiene que los operadores del sistema de justicia no están coordinados, que falta una mesa de coordinación entre la Fiscalía, la Defensa, el Poder Judicial, la Policía Nacional, el Sistema Carcelario y de interconexión estadística. Y, manda un mensaje de conexión interconstitucional. Considera que “la percepción de la justicia ahora mismo es de desconfianza, producto de la corrupción, de compra de jueces, de compra de fiscales, de abogados que hacen un mal manejo de su expediente”. Afirma que entonces, en esa cuota, las debilidades se le endilga a la justicia; en un ideal de justicia, el Dr. Román Jáquez Liranzo analiza que el 50% de la población va a señalar aspectos negativos y quien pierde algún proceso, con los casos sonados, acrecienta los niveles de desconfianza. “Reitero que es el momento ideal para que la sociedad dominicana, el sistema de justicia y las academias se sienten en una cumbre, para convertir en fortaleza esas debilidades que todos conocemos”.HOY

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Tu comentario*

Nombre

Email*

Website